PORNOGRAFÍA INFANTIL Y EL PRI

Mar132012
PDFImprimirE-mail

Por Óscar Jiménez

 

EL FRANCOTIRADOR


Para el PRI de Tamaulipas pudiera venirse una campaña sucia en los siguientes días.

El epicentro de esta campaña sucia estaría en el municipio de Altamira, en donde el partidazo tiene como delegado político al señor Librado Treviño Gutiérrez.

Pero vamos por partes. Le recuerdo que en esta ciudad del sur de nuestra entidad acaba de explotar en los medios de comunicación un presunto escándalo de pornografía infantil.

El caso se registró, según queja de madres de familia, en la escuela Telesecundaria Paulo Freire teniendo como víctimas a alumnas y alumnos de primer año.

Ahí se acusa a la maestra Lizeth Concepción Rivera Sánchez de tomar videos y fotografías a varios alumnos cuando estaban casi desnudos.

De acuerdo a las versiones los muchachos fueron engañados por la profesora que los llevó a su casa, y ya en su domicilio puso los muchachitos en poca ropa y ella se dedicó a fotografiarlos y videograbarlos.

De acuerdo a la denuncia, estos hechos sucedieron al final del año pasado, pero como las quejas de las madres angustiadas no fueron escuchadas en la Telesecundaria Paulo Freire, entonces fue hasta ahora que se ha dado parte a las autoridades de procuración de justicia.

Este escándalo tiene conmocionada a la opinión pública del sur de Tamaulipas, que ve como la inestabilidad social ya es parte de la vida diaria en esta sociedad.

Pero por lo pronto las autoridades educativas y de justicia se encuentran investigando para sancionar el caso.

Pero ya circula una versión política de este presunto caso de pornografía infantil en la Ciudad de Altamira.

Y es que tanto el PAN como el PRD empiezan a frotarse las manos ante el posible festín que tienen frente a ellos.

Porque de acuerdo a los trascendidos la maestra a la que acusan de promover la pornografía infantil, es hermana de un alto dirigente del Comité Directivo Estatal del PRI en Tamaulipas.

Porque desde ya relacionan familiarmente al Lic. Jesús A. Rivera Sánchez con la maestra en problemas Lizeth Concepción Rivera Sánchez.

De ellos se dice que son hermanos y que incluso en el sexenio pasado, la señora profesora aparentemente hasta presumió que el entonces gobernador la tenía en la Telesecundaria Paulo Freire.

Y que eso se debía a que Jesús Rivera Sánchez “estaba bien parado” en Ciudad Victoria. Que Eugenio Hernández Flores lo apoyaba ya que dirigía el ICADEP del PRI Estatal cuando Ricardo Gamundi Rosas era presidente del PRI en Tamaulipas y Lucino Cervantes Durán se desempeñaba como secretario técnico del Consejo Político Estatal de este partido.

Pero se corre la voz en el municipio de Altamira, que presuntamente las autoridades (¿?) se han encargado de tapar esta relación familiar entre la acusada de pornografía infantil y el dirigente del PRI de Tamaulipas.

Y todo porque estamos en tiempos electorales y no conviene a este partido que se le relacione con tal espinoso problema.

Sin embargo, hay que decir que la guerra sucia estribará precisamente en hacer notar que la maestra acusada tiene un hermano encumbrado en el PRI que ahora dirige como presidente Lucino Cervantes Durán.

Aunque no existen, y quiero que eso quede muy en  claro, evidencias de complicidad entre los hermanos en torno al escándalo de pornografía infantil.

Sólo estamos ante la posibilidad de que a través de la Internet y otros medios informales se ataque al PRI y al titular del ICADEP en Tamaulipas, como parte del movimiento electoral que se vive en México.

Porque dicen los panistas que no se va a quedar sin respuesta la guerra sucia que el PRI desató en contra de Josefina Vázquez Mota con el fracaso del Estadio Azul.

Y que esta podría ser la ocasión para relacionar, por lo menos mediáticamente, al PRI con lo más sucio del ser humano.

Pero ante estas teorías de la conspiración solamente tenemos en firme que el señor Lic. Jesús A. Rivera Sánchez, presidente Estatal del ICADEP del PRI Tamaulipas, no se ha pronunciado al respecto.

Vaya pues, el trascendido dicta que es hermano de Lizeth Concepción Rivera Sánchez, pero el dirigente del ICADEP se ha quedado callado.

Pero aunque fueran hermanos, eso no los hace cómplices del presunto delito cometido en perjuicio de los alumnos de la Telesecundaria Paulo Freire del municipio de Altamira.

Y sin embargo...la guerra sucia está ahí, en estos tiempos electorales en que todo es utilizado como “arma” para preservar el poder político o para hacerse de él.

Por un lado se le acusa a Manuel Cavazos Lerma de cometer delitos federales, y por otro lado, una relación familiar puede convertirse en la piedra en el zapato.

LA RÁFAGA

...Josefina Vázquez Mota quería ser como Felipe Calderón sólo que ella fue "Estadio Fallido" , NO "Estado Fallido".


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla              www.elfrancotirador.mx